Archivos para la categoría: viajes


Seis meses después (yeah!) he conseguido vaciar la tarjeta de la cámara de fotos. Podeis verlas todas en Flickr.

Bueno miltoneros, escribo este post desde mi ultimo destino de vacaciones: el Puerto de los Aromas, la Capital del Opio, la ciudad mas capitalista del mundo, la gran HONG KONG.

Es un sitio realmente dificil de describir, aun asi lo voy a intentar:

Mercedes, peatones, ferries como medio de transporte habitual, noodles a dos euros, restaurantes tematicos sobre BANIOS, albumes de cromos de los anios 30, escenas de lucha ante la estatua del gran Bruce Lee, olor a pato laqueado, dolor de pies, 8 euros por una coronita, camellos en las Mansions, RATAS en las Mansions, trajes a medida por 300 euros, niebla, rascacielos gigantescos, bendita Octopuss card, galerias de arte, chiringuitos y puestecillos, regateo a todas horas, pescado vivo para cenar, flores por todas partes, gente increiblemente amable, proxenetas nicaraguenses, dim sum, aqui no venden tampones, calor humedo, templos taoistas, amuletos de jade, galerias de arte, mil tigres por la calle… una maravilla.

Seguiremos informando! Y perdon por las faltas de ortografia, que aqui no tengo ni enies ni acentos ni na!

Lo que si que hay -ademas de pinchos y txacolines- son exposiciones chulas, chulas, como la retrospectiva de HR Giger que podeis ver en el Kubo de la Kutxa sin pagar nada de nada. Eso si, si sois personas pudientes y de buen gusto, en ArteKo podeis haceros con unas serigrafías o una escultura baby alien, nada baratas pero de lo mas resultonas. Soñar es gratis…

Arriba podeis ver Aleister Crowley, Gebärsmachine y Biomechanoid

Mira tú que al final el mini-viaje al Cabo de Gata me va a dar más juego del que pensaba.

algarrobico

Supongo que a estas alturas todos habréis oido hablar de la playa del Algarrobico y el sarao hotelero que allí pensaban montar (y que ecologistas y vecinos han paralizado con éxito). Después de leer la noticia en varios sitios tenía curiosidad por verlo, así que como nos pillaba cerca cogimos el coche y nos plantamos allí.

Desde luego las fotos no le hacen justicia a tamaña monstruosidad, pero lo curioso del sitio es que ahora mismo, entre las gruas paralizadas, el edificio gigantesco a medio hacer y el paisaje marciano e inhospito de Almería, la playa del Algarrobico se ha convertido en un lugar que seguramente le habría gustado mucho al autor de Rascacielos y El mundo sumergido. Deberían dejarlo tal como está, ni demolerlo ni desde luego, continuar construyendo el hotel. Si estais cerca, os recomiendo hacer una visita e indagar un poquillo, colarse es bastante fácil.

Como ya iba siendo hora de ir actualizando este sindios y no tengo muchos ases en la manga, voy a aprovechar para recomendaros un sitio para comer que encontré con cienpocienporcino de camino al Cabo de Gata. Nos hallábamos en nuestro vehículo (su vehículo, más bien) cruzando Despeñaperros y con ganas de parar un rato y tomar un café, cuando tropezamos con un enorme cartel rojigualda con la siguiente inscripción “Casa Pepe, comidas, queso manchego, jamón de bellota” Y para allá que fuimos.

imagen006he4

Aparcamos (a la sombra) y nos dirigimos hacia el bareto. En un primer momento, entre el cansancio del coche y que una tiende a ser más bien empanada, no me fijé demasiado en la decoración y el ambientillo -carteles A4 con frases rijosas enmarcadas, baldosines de “aquí no se fia” …lo típico-  así que no me di cuenta de dónde nos habíamos metido hasta que el camarero nos hizo llegar nuestros desayunos en una exquisita vajilla decorada con el aguilucho pre-constitucional.

AHÍ fué dónde cayó el velo del misterio (no con la bandera falangista más grande que yo que cubría la pared, ni con las botellas de vino paquista que había detrás de la barra, yo sólo tenía ojos para el bocata y eventualmente, para lo que había debajo, si entendeis esto podréis empezar a comprender mis sofisticados mecanismos mentales) y empecé a darme cuen de que dónde dicen “Casa Pepe, comidas, queso manchego, jamón de bellota” en realidad quieren decir “Casa Pepe, comidas, nostalgia del régimen, crimen estético y jamón de bellota”

imagen018hi8

foto006ew4

foto009zd0

A su favor tengo que decir que aunque la tortilla del pincho de cienpocienporcino de españolísima no tenía nada (asco de huevina) mi montado de jamón/tomate (catalá ja!) estaba cojonudo y que los camareros fueron extremadamente educados con nosotros -supongo que mas les vale si la clientela habitual va a juego con la decoración- y nos trataron de usted en todo momento, aunque estaba claro que no éramos más que un par de fumetas quemacuras muertos de risa.

La decepción que supuso en un primer momento que ningún plato de la carta tuviese un nombre adecuado al establecimiento (“Millán Astray con patatas” “Generalísimo con embutido de la tierra”, “Carmen Polo al Limón”…) se vió compensada enseguida por la tienda de souvenirs  Casa Pepe, una auténtica maravilla dónde se puede comprar desde membrillo con un encantador packaging pre-con hasta un kit taxidermia liebre-perdices, perfecto para cualquier ocasión.

Así que ya sabeis, si pasais por Despeñaperros y quereis reiros un rato, “Casa Pepe” Carretera N-IV, Km 243.

3521844995_488bf40bb8 

Mas fotos de Tokyo para vuestro solaz, ya van quedando menos….

imgp0916

La señora Milton moneando en el ryokan, el misterio de los triángulos rojos, la estatua al contribuyente desconocido y mas paridas en la primera tanda de fotos del viaje a Japón.

fugu

En la foto, la Sra. Milton sopesando (y deshechando) la idea de zamparse uno de estos fugus. Eran demasiado monos para comerselos

Sitios molones en Tokyo:
1. Tacoche: mucho mas de lo que imaginábamos en esta librería enana, incrustada en una galería comercial de Nakano (que no tenía desperdicio por otra parte, cuatro plantas, cada una con una tienda Mandarake dedicada a un subgénero del manga, con originales de Hideshi Hino a la venta, entre otras delicatessen). Muchísimos libros de ilustración y cómic muy del rollo Milton, fanzines, camisetas pintadas a mano, parches médicos de cuero para los ojos… Se puede encargar online!

2 .The Crane: un rara avis, incluso en Tokyo. Por fuera parece una cervecería normal, pero dentro puedes tomarte un escoces embotellado el año de tu nacimiento (o una cerveza), servido por un señor con pajarita y gafas de diseño mientras escuchas una cantata de Bach. Estábamos tan a gusto allí metidos que nos cerró el ryokan. Un diez.

3 .Volks: el Valhalla del diseñador y coleccionista de muñecas, con sede en el muy friqui barrio de Akihabara. Si quereis unas medias de rejilla o un traje de lumi del espacio para vuestra Barbie (o un cutter de precisión) éste es el lugar. Aquí compramos los materiales plásticos para Ronchi que acabaron requisados por el Fascismo de Chocolate, pero eso ya os lo cuento otro día.

4. Pop Life: en Akihabara también podeis visitar este gigantesco sex shop de nada menos que seis plantas. Dentro, de todo, desde disfraces y uniformes de prácticamente cualquier cosa hasta varillas para la uretra (grima) pañales para adultos (mucha grima) y chochetes de silicona anatómicamente perfectos. Lo mas divertido fue ver cómo los clientes se las arreglaban para esquivarme por toda la tienda.

5. 2 Sweet Ass: bonito local shibuyero decorado como una cueva, con paredes de piedra y arena en el suelo. Se nos ocurrió entrar a hacer tiempo antes de la pinchada de Ken Ishii en Womb y casi nos quedamos a vivir. El camarero era simpatiquísimo, y estaba muy interesado en ver lo que opinabamos de Japón, saber cosillas de cultura española y desmontarnos de paso un par de tópicos. Se descojonaba cuando le dijimos lo popular que era Shin Chan en España y las cantidades insanas de anime que se tragan los niños españoles. Una de las cosas más curiosas de los japoneses es que no saben (o no aparentan saber) lo enormemente influyente que es su cultura fuera de Japón. Benditos sean.

womb

tokyo_de_noche-1024x768-968090

Pero que bien que nos lo hemos pasado… y que difícil ha sido volver a la vida normal…

Japón ha superado con mucho todas mis expectativas, y eso que las tenía por las nubes. Si teneis oportunidad de ir no os lo penseis ni un minuto, el viaje es una paliza de casi quince horas (mucho me acordé de Gus y su Seat Guru, sobre todo a la ida) pero sin ninguna duda, merece la pena. En cuanto localice el adaptador USB para la cámara, colgaré las fotos en una cuenta de Flickr. Mientras tanto, os voy contando:

TÓPICOS SOBRE JAPÓN TOTALMENTE FALSOS:
– Japón es caro: falso como un duro de madera, todo lo que compramos allí estaba prácticamente a la MITAD de precio que en España, la ropa y la comida en concreto me han parecido baratísimas. Por ejemplo, un cutter Olfa, con diez cuchillas de recambio, 450 yenes; unas zapatillas Vans 6000 yenes; un cuenco enorme de ramen espeso y gustoso, 350 yenes, una lata de refresco 120 yenes… para que os hagais a la idea, un euro equivale aproximadamente a 130 yenes, dependiendo de la cotización y de dónde cambieis el dinero (pasad del BBVA, un consejo gratuito de la Sra. Milton) . Lo que si que resultaba algo caro era el metro (entre 160/200 yenes el billete, dependiendo del trayecto y la compañía), por lo visto los alquileres e hipotecas son también bastante salvajes.

– Los japoneses son muy serios y poco amigos de la fiesta. Mentira gorda, grandes bebedores de cerveza, con bares y discotecas de todo tipo abiertos entre semana hasta las cinco de la mañana, precios asequibles y muy buen ambiente. Eso si, aun borrachos como coyotes eran enormemente respetuosos comparados con el fiestero español: nada de tirar basura, gritar, pelearse… una gozada ver a la gente durmiendo tirada a la entrada de una discoteca con el resto pasando por encima con cuidado para no despertarles; ir a un concierto con unas 60/70 personas y ver que al terminar había UNA SOLA colilla en el suelo; dejar una mochila en un rincón de la sala con la completa seguridad de que todo iba  a estar intacto cuando volvieses (no les ponen ni candado a las bicis, las tiendas no tienen alarmas… no me imagino eso en España)

TÓPICOS SOBRE JAPÓN TOTALMENTE CIERTOS
– La gente es muy uniforme, está mal visto destacar: si que tuve esa sensación  al andar por la calle, en el metro… Los famosos salarymen, por ejemplo iban todos iguales con traje de chaqueta y corbata, siempre de color negro (nada de gris, marrón, azul marino… ni corbatas con motivos ni colores) lo mismo para ellas. Muy pocos detalles personales en la vestimenta (como mucho alguna figurita kawaii colgando del móvil) y el peinado, sólo los niños y los señores mayores se permitían alguna extravagancia. Se vuelven locos por los uniformes, no era raro ver a chicas vestidas de colegiala los sábados y domingos.

– Los japoneses son muy educados y corteses con los extranjeros: totalmente cierto, en un par de ocasiones, personas que no nos conocían de nada nos acompañaron un buen rato para asegurarse de que encontrábamos una dirección; perdimos un billete de tren al volver de Kyoto y en vez de multarnos directamente, el revisor se tomó la molestia de llamar a la estación de origen para asegurarse de que habíamos cogido ese tren y nos regaló un billete de metro para llegar al hotel!

– La famosa eficacia japonesa, otro tópico totalmente acertado: quince minutos tardamos  en sacar un billete para el shinkasen Tokyo-Kyoto, llegar al anden y coger el tren, igualito que la RENFE, vaya. Los trenes y metros, una pasada, hiperpuntuales con asientos comodísimos ¡con calefacción!, railes antivibraciones (así me quedaba frita cada vez que cogíamos uno)… Los baños públicos del metro TOTALMENTE impolutos. Exquisitos el trato al cliente y la atención al detalle, en todos los restaurantes y cafeterías te dan un vaso de agua con hielo antes de pedir tu consumición y cuentan el cambio delante tuyo para que veas que te lo dan bien, hasta que no se aseguran de que estas completamente satisfecho no se quedan tranquilos.

Mañana mas.