sleeve_peralta

Una de las cosas buenas de la convalecencia es que se puede escuchar música con calma y descubrir discos nuevos, como esta barbaridad de Peralta.
Una de las malas es, que quieras o no, te pierdes sus conciertos. Podéis verlos este viernes en el Centro Niemeyer de Avilés  y el sábado en la Sala Sol en Madrid.