Cuanto sin pasarme por aquí, tengo la isla hecha un desastre, la carretera llena de baches y sin alfastar, la selva sin podar, los tiburones antropófagos en huelga, la pista de aterrizaje del helicóptero comida por la maleza… Mas me vale arremangarme y ponerme las pilas, que me van a terminar echando de mi propia república babanera.