Nada como una producción de Judd Apatow para subir la moral cuando una anda tristona y cabreada. En Brides Maids, Paul Feig, el genio de Freaks&Geeks, se atreve con el muy bizarro y espinoso tema del eterno femenino en uno de sus máximos exponentes: el bodorrio. No llega a ser tan buena como Superbad o Forgettin´ Sarah Marshall pero aun así contiene momentos memorables  y se agradece mucho la ausencia de corrección política, los chistes de pedos y el trazo grueso con protagonistas exclusivamente femeninas (que como en todas las pelis de Apatow, son unas losers de categoría AAA). Podéis descargarla en VOSE desde aquí