Ayer por la noche, bajé a comprar pan al alimentación de debajo de mi casa y fui testigo de una conversación memorable. Protagonistas: el chino dueño del alimentación (40ytantos, uñas largas, rostro inescrutable) y el clásico tirado de Vallecas (edad indefinible, mullet pringoso, 4dientes, pasado heroinómano)

– TIRADO: Dameee una cerveza grande y un cigarrillo suelto ¿A cuanto es el cigarro?

-CHINO: 30 céntimos.

-T: Jooo, sólo tengo 25 céntimos ¿me fías 5 céntimos?

-CH: (negando con la cabeza) 30 céntimos

-T: Pero chino, si vengo tolosdías, no seas asín, fíame 5 céntimos andaaa.

-CH: 30 céntimos.

-T: Pero que malo eres chino, eres mu, mu malo, eres malo chino, ¿cómo maces esto a mi? Eres maaaalo, maaaalo.

-CH: No, chino bueno; tú loco. (moviendo la mano como diciendo así, así…) Bueno, malo… Malo bueno…  ¿chino malo? No. Chino bueno. 30 céntimos.

Y al final, muerto de risa, le pagó los 30 céntimos. Un genio, el chino de mi barrio.