Los Horrors no son santo de mi devoción, pero este invento, en homenaje al gran Joe Meek, me gusta bastante. Larga vida a los productores paranoides y al Sonido del Otro Lado!