Aunque su precuela/secuela , Noriko´s Dinner table (que me tragué ayer entera y verdadera) sea un pestiño importante, Suicide club (Sion Sono 2002) si que merece la pena. Una macarrada entrañable y disparatada que podéis descargar aquí.