Diego Stocco ha transformado un árbol de su jardín en una caja de ritmos. (vía Boingboing)