Precioso vídeo (a pesar de la música de otaku triste, como dice Cienporcienporcino) con el que unos estudiantes noruegos intentan hacer visible lo invisible: las redes Wi-Fi que nos rodean por toda la ciudad sin que nos demos cuenta. (vía Microsiervos)