Uno de mis fotógrafos favoritos, por lo visto, estuvo a un tris de ser cobaya de Mengele en Terezin. En las fotos Goodbye, Pam (1994), The Girl I loved (1995) y Teen Queen (1987) ésta última foto me tuvo obsesionada durante años y todavía hoy me sigue gustando mucho utilizar simetrías en mis collages.

(+info y fotos en su web y en Uno de los nuestros)