A veces salen encargos que por lo que sea, no llegan a buen puerto y se quedan en el limbo entre la papelera y la editorial. Esta por ejemplo, iba a ilustrar un tema sobre tabaco y estaba condenada a no ver la luz, así que os la pongo antes de que se convierta en zombi.

Demasiado tarde.