Una cosa muy marciana que me manda Ronchi, anuncios en prensa y tele de Afri Cola, una extraña y setentera  explotación alemana de la bebida del Imperio. Colorcubic, sin desperdicio, por cierto.