Cualquiera pensaría que en un día como hoy dedicado a la cosa obrera,  la Sra. Milton andaría por ahí reventando cajeros automáticos o quemando vivos a malvados empresarios. Pues no, me ha tocado venir a trabajar, así que voy a aprovechar para actualizar el blog, quejarme un rato y  dedicar estos vídeos estupendos a todos los que han hecho posible este feliz acontecimiento.