Ésta semana he empezado a ver Generation Kill, la nueva serie del creador de The Wire. A mi hablando de The Wire se me llena la boca -de cosas buenas- The wire, ah The WireThe WireThe Wire… me parece una de la mejores series que se han hecho jamás y punto, cinco temporadas en las que no sobra ni un solo episodio, actorazos, guiones inteligentísimos… mejor paro ya, que me puedo tirar así hasta mañana.

Como fan fatal tenía mis reservas. Además el tema Guerra de Irak empieza a apestar un poco, y después de la decepción que me llevé con ese bodrio de Jarhead y de las risas que nos echamos con World Trade Center estaba convencida de que los yankis iban a necesitar más tiempo para hacer una crítica sólida de su historia reciente. Craso error, porque es para quitarse el sombrero. Podeis verla online, entera y verdadera desde aquí

 

Por otra parte, también he estado catando el trabajo pre-wire del Señor Burns y ya me queda claro que este hombre es un monstruo del tema audiovisual. No se que tendrá Baltimore que da tan buenos directores, será la contaminación o la posibilidad de que te peguen un tiro en cualquier momento, habrá que mandar a Garci y Amenabar a que se hagan un Erasmus. Hablo de The Corner, una miniserie de siete episodios sobre la vida de los adictos a la heroina en las calles de Baltimore, precuela de The Wire. Quizás se echa de menos el humor socarrón de su hermana mayor, pero como diría Hannibal Lecter, esto no es cosa de risa. Podeis descargarla desde aquí