Siguiendo con la historia concertera: en un segundo pero nada deshonroso puesto tenemos a Grand Master Flash, tarado sin complejos que convirtió la Joy en una batalla campal. Sólo deciros que los que mejor se lo pasaron en el concierto fueron el propio GMF y su compinche.

Y cerrando la clasificación, Dub Trio, bestias pardas que mezclan dub y noise metal. Excelentes, sin mas, juzgad vosotros mismos.