“… las señoras burguesas discuten y se escandalizan sobre las perversiones de los demás, con ponencias interminables sobre abusos y violencias mientras miran con ojos como platos imagenes enormes de mujeres atadas y miserables. Es puro morbo. y luego vienen los descansitos en un salón amueblado con antiguedades y flores donde se ofrecen canapes y vinitos caros. y el je-je mientras se olvidan del tema y se sienten satisfechas consigo mismas, mirandose en los espejos…”

Extracto del último post del blog de Marien, un comentario de Laura Agustín sobre la Jornada Internacional sobre la demanda de prostitución “Los clientes con comillas” que se celebró en el Círculo de Bellas Artes. Tira a dar, y acierta en la garganta. Muy bien.