Me gustan mucho las ilustraciones de Daniel  Stollen. Aunque colabora habitualmente con Blanket, New Yorker y otras biblias, lo más interesante, de largo, es su trabajo personal lleno de siluetas misteriosas pintadas de negro y gente moviéndose al revés. (via)